Los Diálogos de la Kennedy con Mario Garcés Sanagustín

25
Oct
2018

25 Octubre 2018 19:30

(Guardar en cal)

Fondation Daniel & Nina Carasso @ Calle Marques de la Ensenada 2, 6º



Los Diálogos de la Kennedy con Mario Garcés Sanagustín

Secretario de Programas del Partido Popular. Ex Secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Ex subsecretario del Ministerio de Fomento. Ex Consejero de Hacienda y de Administraciones Públicas del Gobierno de Aragón. Ha sido Presidente de la Corporación Empresarial de Aragón, Consejero de Administración de RENFE y de SEPI. Ha sido también profesor de Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid y de Sistema Fiscal de la Universidad de las Islas Baleares. Académico de la Real Academia de Legislación y Jurisprudencia. Autor de más de setenta tratados, Manuales y textos jurídicos, además de libros y ensayos políticos. Escritor y colaborador en diferentes medios de comunicación.

España envejece sin remisión. En España las tasas de natalidad son las más bajas de Europa. El modelo social, con la irrupción de la era digital, es completamente diferente. La conciencia social y medioambiental es formidable en una sociedad harto informada, pero también desinformada. La economía empieza a dar síntomas de reducción de los ritmos de crecimiento. El empleo se deteriora. La Administración del siglo XXI no tiene nada que ver con la Administración asistencial del tardofranquismo. Hay una crisis de legitimidad constante en el sistema de representación democrática porque se han banalizado, si no omitido, los asuntos importantes, para dar paso a magnificar lo menor. El resultado es antiedificante.

Con todo, el mundo tiene que seguir configurándose sobre la base de una visión nuclear sobre la población y sobre la libertad individual. La seguridad y la igualdad son también principios liberales que emanan directamente del valor absoluto de la libertad. Nación es población y territorio pero también la suma de los hombres y mujeres que la componen. Ese sumatorio da nacionalidad da como resultado un país, pero hemos de resguardar siempre la libertad como valor y principio supremo.

Ahora bien, la evolución demográfica es dramática en España y no existen visos de reversión. El relativismo moral, la falta de adaptación de recursos a las necesidades de quienes quieren tener hijos, la constancia irreparable de que dentro de veinticinco años un tercio de la población tendrá más de 65 años, la extensión del número de personas dependientes y con discapacidad. Todo eso y mucho más. La gran política ha de afrontar el camino de ese cambio, sin miedos, sin dejar pasar el tiempo, y con un esfuerzo pedagógico que llegue a todos los ciudadanos.